La formación es uno de los aspectos clave a la hora de crear y motivar a un buen equipo. El problema para muchas start-ups es que la formación es cara y poco asequible cuando estás en una carrera contrarreloj  intentando encontrar productos, clientes y un modelo de negocio válido antes de que se te acabe el dinero. Así que es una combinación de falta de dinero y de tiempo la que hace que sea complicado dar una formación “reglada” a los integrantes de una start-up. No queda otra que buscar alternativas y echarle imaginación: Mandar a una persona a un curso e intentar que dicha persona transmita los conocimientos al resto (como hicimos en el caso de Pablo y el TDD), fomentar la compra y lectura de libros técnicos (escribiremos un post sobre nuestra “biblioteca” en el futuro), reservar tiempo para auto-formación, apoyar el pair-programming o implantar un sistema de revisiones de código donde todo el mundo esté involucrado son algunas de las cosas que se pueden hacer, y que en Frogtek hacemos, para fortalecer el equipo. Pero además tenemos otra técnica que queremos compartir en este blog. Se trata de algo más bien anecdótico, pero que es divertido, cohesiona el equipo y rompe la rutina semanal: el TPV.

Una vez cada dos martes (si el “tiempo” lo permite) hacemos un TPV. Las siglas de TPV normalmente esconden las palabras “Terminal Punto de Venta” que, en el fondo y simplificándolo mucho, es lo que hacemos en Frogtek. Nosotros le dimos una vuelta de tuerca más y lo transformamos en algo más apetecible como “Talk, Pizza and Video”. Básicamente a la hora de comer, la empresa compra pizzas (o hamburguesas, o el menú del día de la cafetería de Walqa), un integrante del equipo propone un vídeo de una hora que vemos todo el mundo mientras comemos en la sala de reuniones y al finalizar tenemos una pequeña charla, que puede ser sobre el vídeo o cualquier otra cosa que alguien quiera compartir. Muchas veces Julio, nuestro responsable de QA, aprovecha para explicarnos alguna nueva técnica que ha implantado o nos da consejos sobre cómo revisar el código de otro, o Alberto nos cuenta alguna particularidad interesante del GAE (Google App Engine) pero la charla está abierta a cualquier que quiera decir algo… al principio incluso nos llegamos a plantear la posibilidad de habilitar ese tiempo para hacer algo tan freaky como “lecturas de código” (a ser posible código del que alguien se sintiera especialmente orgulloso), pero de momento es algo que no ha surgido.

En lo que llevamos con los TPVs hemos visto vídeos de toda índole, más y menos técnicos (mucho código a la hora de comer indigesta hasta al más geek), más y menos largos (algo menos de una hora suele ser lo habitual), más y menos inteligibles (hubo que comprar unos altavoces decentes porque entender el acento americano de según qué ponentes de Google IO usando un MAC a pelo y con 8 personas que a la vez están comiendo resultaba complicado), más o menos interesantes (incluso un TPV puede resultar aburrido si no se acierta con el vídeo en cuestión). Os dejo algunos de los vídeos que hemos visto:

Para mi gusto, y vaya por delante que mis tiempos de programador están ya lejanos desgraciadamente, las charlas de Ángel Medinilla y de Steve Blank son sobresalientes y muy interesantes.