Como crítica constructiva o destructiva, la frase se utiliza muchas veces. Uno lee artículos, escucha podcasts, ve charlas, … Stand-up para arriba, stand-up para abajo. Uno ya no sabe que pensar, casi mejor me quedo en la cama un rato más, que ahora en invierno se está muy “agustico”. ¡No! analicemos nuestros stand-up.

PRIMERO UN POCO DE REALIDAD

La realidad es que desde el teletrabajo los stand-ups solemos hacerlos sentados. Pero conservan el nombre. Y sí, a veces se alargan. En lugar de ver un círculo de gente rodeada de post-its y tareas en los cristales, veo los caretos de todos mis compañeros en primer plano (un porcentaje muy alto no nos hemos peinado, pero los auriculares lo disimulan). Eso sí, en lugar de post-its tengo mi libreta y un tablero de Trello con lo que he hecho, las siguientes tareas y lo que quiero comentar.

Empieza el stand-up, suele empezar el que ha compartido el enlace, tradición (todavía no es automático, ¡por el amor del MEV!).
Lo normal:
– Sujeto 1: Ayer hice esto y aquello, me queda pendiente esto que lo hago ahora por la mañana. Luego me pongo con aquello. Hoy trabajaré a partir de las 11:00 que me voy al médico.

Normalmente la cosa acaba aquí. Pero hay diferentes casuísticas interesantes.

El debate:
– Sujeto 1: Para hacer aquello igual podrías usar un condensador de fluzo.
– Sujetos varios: Mini debate.
– Sujeto X (si no se ha zanjado): Lo hablamos después del stand-up, ¿ok?
– Sujetos varios: OK.

El pair-programming:
– Sujeto 1: Oye, ¿me avisas cuanto te pongas con aquello? Quiero ver cómo se hace
– Sujeto 1 (versión 2): Ayer dejé esta tarea porque estoy un poco atascado, ¿alguien se anima a un pair? Necesito otro punto de vista.

El CTO se alarga:
– CTO: Ayer hubo una reunión, la idea es intentar darle un poco más de prioridad al proyecto del dragón azul y dejar por ahora de lado el dragón verde. Vamos a intentar…
– CTO: Seguimos esperando pasta de aquí o de allá. O la alternativa más alegre que acompañamos con el gesto muteado de una lluvia variada de billetes.
– CTO: Os voy a mandar un mail… una encuesta…
– (En todos los casos) Sujetos varios: dudas y preguntas

CONSECUENCIAS DE LA REALIDAD
  • Todos perdemos unos 15 minutos (a veces se llega a alargar hasta la media hora).
  • Todos coincidimos delante del ordenador a las 9:30 de la mañana (unos días llevas alguna hora encima ya, otros días llegas con legañas).
  • Desde la distancia del teletrabajo todos nos vemos las caras y nos hablamos una vez al día.
  • La mayor parte de pair-programming “no planificado” sale de los stand-ups.
  • En algún stand-up puedes no llevar pantalones, como si fuera un presentador de telediario de los 90.
  • Muchas discusiones sobre diseño empiezan en un stand-up (aunque Slack empieza a subir fuerte en este apartado).
  • Todos sabemos lo que se está haciendo. Sabes lo que sabes y lo que no sabes. Y sobre lo que no sabes, sabes quién lo sabe y cuándo lo va a hacer.
  • Sincronicen sus relojes: si hay dudas se programa un despliegue, pero sobre todo no hace falta mirar Jenkins (o el canal de Slack) para saber cuándo se ha desplegado algo.
  • Te asegura que, al menos una vez al día, visualizas y revisas tu lista de tareas y tu lista de user stories. Casi sin querer las valoras con un poco de distancia y las catalogas.
  • Un día en el que se te atasca una tarea y los meetings te han interrumpido te muestras humano (que no nos viene mal de vez en cuando).
  • Sabemos que “los alargues del CTO” te mantienen de primera mano al día de la marcha de la compañía y podemos trasladar dudas y preguntas.
  • Nos enteramos de cómo van otras áreas de la empresa más allá de nuestra pequeña burbuja. Incluso ofreces ayuda.
  • Los estados de ánimo suelen estar patentes a diario. Somos personas.

Yo no entro a valorar si es ágil o no. Eso ya queda en el tejado del lector una vez leída la realidad y consecuencias. Desde luego, a nosotros nos aporta mucho valor.