Kata en Frogtek

Si nos sigues un poquito seguro que te habrás enterado, buscamos candidatos, ingenieros de software. Detrás de un producto como Tiendatek hay muchas personas trabajando, un equipo que fluctúa y se adapta a las nuevas necesidades, algunos se han ido, otros hemos llegado, incluso algunos se van, aprenden y mejoran buscando nuevas aventuras, y vuelven con fuerzas renovadas. Nos sentimos orgullosos del equipo que formamos, y una parte importante para construir el equipo es el proceso de selección.

Si las personas sólo fuéramos recursos, números o conocimientos, la selección de personal sería muy fácil, seguramente sólo se necesitara una prueba que garantizara que en el CV no se ha mentido. Pero afortunadamente para todos, menos para RRHH, supongo, somos mucho más que números y conocimientos. Somos unos cacharros normalmente con brazos y piernas que tienen sentimientos, que tienen aficiones y afinidades. Y es que cinco personas bien avenidas garantizan mejor trabajo y durabilidad que cinco personas malavenidas.

Por eso nos gusta ofrecer a los candidatos que entrevistamos, y vemos que pueden encajar en el puesto, un día de convivencia en la oficina de Frogtek. Es un día especial. Ahora ya he vivido esa experiencia desde los dos bandos, y desde ambos dos se ve muy enriquecedora. Desde uno de los lados se ve con bastantes nervios e inquietud; acabas con la cabeza llena de demasiada información y, en mi caso, vuelves a casa con un buen dolor de cabeza. Desde el otro lado lo esperas con impaciencia, intentas enseñar y hacer que la otra persona se sienta cómoda, y al final siempre aprendes algo nuevo de la persona que ha venido.

Supongo que será porque el equipo en Frogtek siempre ha sido muy agradable (no está bien que lo digamos nosotros… pero es así), pero la realidad es que hayan acabado o no con nosotros, los candidatos siempre agradecen la oportunidad de pasar ese día con nosotros. El feedback suele ser siempre similar: la experiencia es genial, se aprende mucho y… y se acaba con la cabeza embozada. Pero para esta última visita pensamos que sería bueno compartir una experiencia más, una kata.

Así teníamos una experiencia diferente para todos. Normalmente en Frogtek utilizamos mucho el pair review, o incluso el mob review, pero no tanto el pair programming, o actividades como una kata. Siempre parece enriquecedor parar una hora, enchufar otro teclado a tu portátil, juntarte con un compañero y aprender juntos. Últimamente el ritmo de trabajo es muy alto y eso hace que tendamos a olvidar las buenas prácticas. Pues bien, “Piedra, papel, tijera, lagarto, Spock”.

Esa fue la kata que elegimos. En principio sencilla, friki y divertida. El formato fue un TDD con ping-pong. Primero preparas un unit test que rompe el programa, tu compañero lo arregla con el código mínimo y genera otro test que rompe avanzando a la resolución del problema, así que ahora me toca arreglar y romper, y así sucesivamente. Al final, al cabo de unos minutos tienes resuelto el problema con una buena batería de unit tests. Toca hablar y refactorizar. Buscar soluciones y aprender.

Lo importante de la kata, de este entrenamiento, no es tanto el resultado sino el proceso mediante el cuál llegas al resultado. Compartes la experiencia, en este caso con Python y TDD, ves otras formas de resolver un mismo problema, y nuevos puntos de vista. Pudimos ver las bondades de TDD para refactorizar y simplificar el código para resolver un problema (a veces un código mínimo simplifica mucho tu problema, en este caso un “return 1” “tonto” redujo el problema a la mitad, y si hubiéramos pensado el problema de forma global seguramente el código habría sido más enrevesado).

Pudimos ver a los VIM-lovers usar el ratón (más o menos). Y a esos mismos VIM-lovers alabar algunas de las features de un entorno visual “así que alt + intro te pone solito el import…….. mola”. Estuvimos conectados con México, aunque tenemos que mejorar aquí, hicimos fotos, lo pasamos bien y aprendimos todos. Candidatos, nuevos y viejos. Tal vez el mayor problema fue que sólo teníamos una hora para hacer la kata y tuvimos que acelerar. Tenemos mucho que mejorar, de hecho ahora veo los tests y me llevo las manos a la cabeza. Aquí tienes una solución nacida de esa kata.