Developing Frogtek

El blog del Departamento de Tecnología

Charla de Ángel Medinilla en Walqa: el biopic

El pasado lunes día 12 de noviembre tuvimos el honor de recibir a Ángel Medinilla (@angel_m) en el parque tecnológico Walqa (aprovechando su décimo aniversario) para que diera una charla sobre Agile en la empresa. Para el que no lo conozca, Ángel es un coach y consultor agile que lleva ya un tiempo recorriéndose el mundo asesorando a empresas sobre agilismo y contando su experiencia al respecto.

Como no me gustan mucho las notas de prensa en las que se fusila todo lo que dice el conferenciante, voy a escribir acerca de qué reflexiones he inferido tras asistir a su charla. Lo cual nos lleva al siguiente disclaimer…

DISCLAIMER: los siguientes puntos no están firmados por el propio Medinilla, son solo reflexiones obtenidas por mi parte. Al igual que con los biopics (películas basadas en la vida de alguien famoso), cualquier parecido con la realidad puede no ser cierto 😀

  • Las empresas de hoy en día son hijas de las cadenas de montaje y nietas del ejército de Roma. Estamos trabajando en compañías herederas de las ideas de Taylor y Ford (muchas de ellas incluso tienen residuos de las primeras grandes empresas: los ejércitos) y con ello, arrastrando conceptos empresariales basados en paradigmas del pasado, que pueden funcionar para una cadena de montaje, pero no para compañías basadas en el conocimiento. Suele circular por internet una anécdota graciosa: “¿Por qué los reactores de los cohetes de la NASA tienen la anchura de dos culos de caballo?… Pues bien, todo se debe a que los reactores han de ser trasladados hasta Cabo Cañaveral por tren, el ancho de las vías del tren se tomó en función del tamaño de los coches, y el coche en función del tamaño de la carretera, que es un legado del imperio romano, el cual quiso que la carretera tuviese el tamaño de dos caballos, para así permitir la circulación de carros.” Basándonos en esta anécdota, se me ocurre un paralelismo igual de gracioso: ¿Por qué algunos desarrolladores de software van a trabajar con traje y fichan nada más entrar?
  • No hay que ser esclavos de los estándares. Principalmente porque los estándares deberían revisarse continuamente. Siguiendo la filosofía lean, deberíamos usar estándares para asegurarnos de que todos estamos haciendo lo mismo. Intentar algo más complejo que eso solo va a conseguir que tengamos un sistema anquilosado difícil de renovar.
  • Muchos managers son sargentos chusqueros y deberían ser entrenadores. Donde las empresas basadas en los paradigmas de Taylor y Ford necesitaban de un supervisor que controlara la productividad de sus trabajadores, las empresas del conocimiento de hoy en día necesitan de líderes que sepan motivar y potenciar las capacidades de un equipo. Lo que llamaríamos en inglés un enabler, alguien que pueda conseguir que su equipo dé lo mejor de sí mismo.
  • Mejor que intentar ser agile es entender por qué queremos ser agile. Al igual que en el ejemplo del cargo cult, el hecho de poner post-its en la oficina para indicar las tareas (al estilo de las oficinas con sala de relax con el guitar hero porque Google la tiene) no va a hacer que nuestra empresa mejore. Tenemos que entender qué motivaciones tiene agile para poder comprender por qué queremos usar agile (¡o incluso si realmente queremos usarlo!)
  • Agile no es un paracaídas ni la pluma de Dumbo. No nos engañemos: la mera implantación de Agile no va a conseguir que hagamos software de calidad, ni que ingresemos más dinero, o que nuestros competidores vayan a la ruina. Es simplemente una metodología de desarrollo de proyectos mucho más orientada al cambio y a la mejora continua. Podemos migrar una empresa a agile, pero esto no va a  otorgarnos capacidad de mejora, entrega o adaptación. Estas capacidades son los requisitos para el camino Agile, no las recompensas.
  • Tenemos que ser escépticos respecto a Agile. Las metodologías ágiles representan un camino, una serie de filosofías que pueden ser de utilidad para las empresas. Pero no tiene por qué ser buenas para TU empresa. Como decía Henrik Kniberg, Scrum es una herramienta, puedes usarla como te plazca. Cada empresa es un mundo y como tal, es muy difícil que Agile te dé una solución personalizada. Eso sí, si modificas Scrum a tu antojo, luego no vayas diciendo por ahí que Scrum no te ha funcionado 😀

Slides de la charla en http://www.slideshare.net/proyectalis/agilidad-empresarial

3 Comentarios

  1. Muy buen post! La charla tuvo que estar muy bien.
    Por cierto, me parece que en la primera reflexión, donde pone “abuelas” querías poner “nietas”.

  2. Javier Martínez

    23 noviembre, 2012 at 10:22

    ¡Gracias! Ya lo hemos corregido.

  3. Muy buen artículo, has expresado perfectamente lo que llevo sintiendo desde hace años en este mundo del desarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*