En Frogtek trabajamos personas desde diferentes sitios de la geografía mundial. Principalmente trabajamos desde varias ciudades de tres países: México, Colombia y España. Pero también tenemos que trabajar con gente en los EEUU y otros países. Y este aspecto en una empresa, sin duda alguna, es todo un reto.

Si ahora volvemos la vista atrás se podían ver varias máquinas (una por país) trabajando cada una con su entorno, dando lo mejor de ellas mismas, y de vez en cuando interactuando con las demás. Diferentes procedimientos, diferentes expectativas y prioridades, diferentes zonas horarias, diferentes culturas, … al final demasiadas diferencias que hacían que las interacciones entre las diferentes máquinas estuvieran lejos del óptimo.

Desde hace unos meses se ha realizado un esfuerzo notable y global en toda la empresa por homogeneizar la comunicación y los procesos. Un esfuerzo donde cada una de las máquinas debe entender la forma de trabajar del resto, buscando empatía en los diversos problemas que aparecen en otros engranajes, mejorando de forma proactiva todo lo que se puede.

Todavía hace falta mucho “3 en 1”, pero esas máquinas independientes que había antaño se han convertido en varios módulos que se relacionan de forma constante los unos con los otros. Parece que los primeros pasos se han dado y ahora la máquina evoluciona de forma autónoma. Las relaciones se estrechan y se agilizan, se minimizan las esperas. ¿Qué ha cambiado en este tiempo?
Seguir leyendo